martes, 22 de febrero de 2011

BOTELLA AL MAR

Por encima de la realidad están los espejismos.Está el silencio que rompen las palabras.Qué otro sentido tiene tanta belleza al natural.
Es cierto que desprenderse de la realidad es fácil,tiras la botella al mar y hecho.Pero los espejismos no,los sueños se insertan en la vida con más fuerza,de pies y manos atragantándose de nosotros,sin soltarnos.Resulta enorme esfuerzo desprenderse de los anhelos.Y qué vacíos estamos frente a la persistencia de las metas,de la obstinación de nuestras ambiciones.
Si soñáramos lo posible,no habría sueño.En los deslumbrantes canales de la dificultad,nacen los espejismos.Las ilusiones se alimentan de nuestra inocencia.De cruciales miradas a la flecha que nos lanza al vacío.Los aparentemente seguros no lo están y abandonados a su suerte se pierden en las marañas de la realidad,de ese circo al que solemos llamar vida y que al final,su peso,nos resulta demasiado,insoportable.
Sólo eres Dios cuando sueñas,siempre en las nubes,donde todo tiene otro color.
Otros mueren sin sentir la agresión de los espejismos,esos no nacieron,no fueron tocados por la luz de la irrealidad.Pobre del que no supo ver caballos donde solo había peces.
Lámparas,sucesiones interminables de antorchas,mostrarán el camino de las ilusiones y las metas.Y marcaremos los sueños.Como niños tocando postes,marcando rituales,espejismos del goce posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario