viernes, 11 de febrero de 2011

EL CRONOPIO NO SOLO ES UNA FLOR

"Un cronopio encuentra una flor solitaria en medio de los campos.Primero la va a arrancar,pero piensa que es una crueldad inútil y se pone de rodillas a su lado y juega alegremente con la flor"...Cortázar.                                                                                                                                               No solo le gustan las flores.A los cronopios los invade una multiplicidad de gustos.Desde pasarse horas viendo a la ranita de la azotea babearse mirando a su novio contonearse y hacerse el largo.O a la muchacha dominguera que no sabe como componer el lazo azul que tan bien le queda y ella no tiene pena en pedirle al cronopio que se lo acomode,a lo que asiste con su habitual caballerosidad;aunque para el y para muchos una rana y una muchacha también son flores si se les mira de reojo y sin barrotes.                                                                                                                         Pero lo que más sorprende de estos seres es su pacifismo,esa manera de poner la otra mejilla a lo Jesús cuando le dan un golpe.Por eso no se la desquitó con la maldita escalera que se empeñó en caerse,cuando él desde el último peldaño pintaba de verde el borde de la ventana,ni tampoco con el casero que se la había prestado y no le dijo nunca que estaba floja y que al menor descuido lo tumbaría.                                                                                                                                                      Pienso que los cronopios se mantienen la mayor parte del tiempo hecho flores,eso sí amarillas,para andar camuflados durante el día y ver las maravillas del mundo sin ser advertidos.Por doquier andan y les molesta mucho que le digan que son melosos y tristones.Qué le vamos a hacer sin se esconden a la primera y les da miedo                                                                                                                                                                                                                                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario