domingo, 20 de febrero de 2011

EL ESCRUTADOR

"Y me llamarán el escrutador
 el más apto para ser odiado"·
     (Dalton,1968)


Cuando conocí a mi esposa no encontraba mejor forma de enamorarla que leerle poemas de amor.Pero nunca la enternecí con versos de melosidad cansina.Me interesaba deslumbrarla con versos que salieran de cuerpos marcados por la unión estrecha entre vida y obra;poemas descarnados,salidos de heridas que no cicatrizan,versos que brotan del hervidero,contradicciones de la supervivencia y de la lucha, espíritus "malditos" y en cierto modo "condenados como herejes".
Así llegó a nuestras vidas Roque,tal vez junto con la música de Silvio o él primero y después el trovador.Más o menos con los poemas raros de Nogueras.Marcó nuestras jornadas de caricias y murmullos:"tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo/pasa a ser mi universo,el credo que me nutre/la aromática lámpara que alzo estando ciego/cuando junto a las sombras los deseos me ladran".Su desbocada manera de enfrentar el mundo marcó nuestros días y envolvió nuestras pasiones.Supimos que había marcadas diferencias entre sus textos y los cerebrales y perfectos de Borges,por ejemplo.
El lograba que la amada "naciera de nuevo entre sus piernas",manera de encontrar la perfección del amor en la grandeza de los nacimientos.Preocupación y entrega que tenía con su pequeña patria,su amor mayor;del que recibió como de mujer alguna lealtades y traiciones,pero unió en su corta vida el misterio,la pasión y la entrega,por encima de todo, con los deberes de su condición ciudadana.
Pero su discrepancia visceral,su rebeldía asimétrica hicieron de él un solitario,amado y desamado por los suyos,el final le llegó en una bala que vino de donde menos debía venir,de una secta de su propio partido.Así su final es como su obra,contradictoria,múltiple y transgresora del discurso,pero siempre sincera y honesta hasta la médula.Hoy tengo mucha nostalgia de sus poemas y por eso he vuelto a urgar en mi memoria que sin él fuera menos brutal

No hay comentarios:

Publicar un comentario