lunes, 7 de febrero de 2011

MOME PIAF


Te acuerdas pequeño gorrión?O ya no.Ha pasado tanto tiempo desde aquel frio invierno de 1935,en la mugrienta rue Belleville donde nos vimos,mejor diría te vi;estabas irremediablemente perdida en tus sueños,me pediste que te invitara a un café hecho harapos los dos,sólo un franco teníamos.Bastó una fiesta hasta que comenzaste a cantarme sobrevino la tormenta milord,el paraiso a sus pies,nos fuimos a una calle misteriosa,donde nadie nos viera.                                                                                                                       La vida  es rosa,rosa tus senos donde pinté en pedazos tu enajenación enriquecida,qué manera de llorar juntitos y sonaba el violín en tu garganta,era las primaveras que soltabas en tus besos,qué locura gorrión,qué desvarío.      Qué ha sido de Simone tu hermanita del alma,de tu Celeste que se la llevara el salvaje del diablo;canta que las almas están escondidas de tanto silencio alrededor.Sal esta noche,estoy esperándote,derribaremos Notre Dame con tu voz y haremos en su lugar una estatua para la buena música.Quién podrá morirse después de escucharte.                                                                                           Pobre Aznavour que sufría de celos al vernos.Lo escucho y gozo,el pobre se lo tragaba el Sena.Llevo muchas horas escuchándote y sé que estás ahí ,muerta de frio en mis brazos,viva de euforia,algo perdida detrás de algún golfillo,quién que te escucha no se enamora.Han de reventar de envidia las estrellas.               Seguirás pese a todo tirando del carro de la vida,hay pocos locos como tú,porque ya todos están mudos.         Adonde huistes con tu música,qué piensas,qué escucharán los enamorados,quién me va a recordar si tú no estás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario