jueves, 6 de octubre de 2011

HA MUERTO DIOS

En la noche de ayer falleció Steve,el hombre que revolucionó la tecnología y la informática perdía la batalla contra el cáncer en California,abandonando el mundo en el que se había impuesto no solo como un gran empresario,creador de productos tan perfectos como el Mac.el Ipod,el Iphone,el Ipad,la tienda Itunes,Macintosh;entre otras obras de arte de la tecnología,que no solo aportaron la cretividad ilimitada al consumo digital,sino que además,crearon la competencia necesaria para que otras empresas del sector tuviesen que elevar sus niveles de calidad.
Pero su resistencia física se vió agotada frente a un cáncer de pancreas que lo consumió,a pesar de haber sido transplantado de hígado y sometido a tratamientos intensos durante varios meses,por lo que abandonaba como consecuencia la presidencia de su obra mayor,Apple en agosto,cediendo su puesto a su colega Tim Cook.
Una trayectoria creativa y fundadora de más de treinta años en Silicon Valley llega a su fin.Cuando hagamos una simple llamada telefónica,escuchemos música en nuestros dispositivos,accedamos a contenidos digitales de cualquier tipo,nos enfrentemos a los retos presentes y futuros de la red,no podremos olvidar que el mundo es y será mejor entre otroas cosas,gracias a él.
Sus grandes enseñanzas no solo fueron tecnológicas,por la creatividad y entusiasmo con que enfrentó cada una de sus obras,demostró que producir es también hacer arte,luchar con entusiasmo por la perfección y obtener niveles de culto ilimitados.Fue capaz de inyectar belleza extraordinaria a las máquinas y perfección en el funcionamiento,por lo que poseer un Mac u otro producto del líder de la manzana era no solo garantía de responsabilidad y calidad,sino motivo indiscutible de orgullo.
El mundo lo despide hoy como al Dios de la tecnología .Su mayor herencia es que pasar por la vida es sobre todo hacer,dejar en cada producto lo mejor de nuestras vidas;fruto del entusiasmo creador y la pasión,convertir el mercado en arte,con el amor suficiente para ser imprescindible en nuestras vidas.
Apple no seguirá siendo igual,pero su ejemplo permitirá que los nuevos productos tengan indiscutiblemente la marca y el rigor de un visionario y nos deleiten y nos sirvan con los mayores stándares de calidad imaginados.Gracias a sus métodos y sus doctrinas,el futuro de la tecnología está garantizado,porque hubo un Dios que lo hizo posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario