miércoles, 26 de octubre de 2011

LA CAIDA

Hay un punto en que nadie puede halarte,no digo tirar de ti con fuerza cuando vas hacia el fondo, al punto sin final,digo halarte,ponerte alas,de esas de plumas y flejes que te servirían para saltar etapas,escapar hacia otro punto en tu esquema de vida,aunque de todas formas el precipicio está ahí,compuertas que van cediendo a medida que caes,paredes deshumanizadas que empujan,todo previsto para que seas un perdedor sin más;pero qué puede hacer un espejismo de persona con solo un manojo de sueños y cayendo sin aliento,cómo llamar a alguien si todos están sordos;si tu mejor maniobra era no entrar en el juego,seguir fuera de los círculos y los espejos y hacer tu propias marionetas y tu historia y buscar a quien contarle que fuiste aquel que caía sin remedio y permitir que sonrían y aplaudan.

1 comentario: