martes, 5 de junio de 2012

CODIGO DE CRISIS

Los cubanos estamos acostumbrados a convivir con las crisis.Durante más de medio siglo de bregar solos en una isla cerrada por todos los costados,tratando de construir un mundo singular de vida con sus defectos y virtudes,al lado de un vecino no muy decente y sí en extremo violento;conocemos muy bien las conductas y los defectos que generan las situaciones críticas.
Ahora,hace unos años,vivo en España.En el 2006 cuando llegué a Tenerife pude ver lo que era una sociedad más equilibrada,próspera y protegida,que disfrutaba de las bendiciones de formar parte de la Unión Europea y del prometedor euro,como moneda común.Disfruté de los privilegios del estado de bienestar y de las libertades que se habían alcanzado en la tierra de mis padres desde la transición.
Desde que se acentuó la crisis a partir del 2008 España fue ganándose todas las banderas del perdedor y la más importante la de convertirse en campeona de las cifras de desempleo,no solo en el entorno europeo sino en todo occidente.Los más optimistas pensaron que eso era un suceso de unos años,pero es que ya estamos en el 2012 y la gravedad de la situación lejos de disminuir aumenta.
De reforma en reforma,de corrupción en corrupción,de dinero a la banca a recortes desmedidos,de represión a silencio,de golpes a porrazos;hemos visto que las libertades se han ido reduciendo,que el estado de bienestar que conocí con regocijo solo queda el fantasma,de la salud y la educación garantía del estado va quedando muy poco,familias enteras van sumiéndose en la miseria,montones de españoles sobretodo jóvenes engrosan las filas de un exilio obligado;esos y otros males indescifrables son resultado de las situaciones críticas interminables y de grupos de poder que por estar alejados de la realidad y sin una gota de responsabilidad cifran los destinos de una nación en las leyes ciegas del mercado y en la voluntad de los más grandes imperialismos del momento,el alemán y el norteamericano,sin buscar soluciones nacionales a los problemas nacionales.

1 comentario: