viernes, 22 de mayo de 2015

LA RANA Y EL PODEROSO

LA RANA Y EL PORDIOSERO. Esto no trata de una rana clásica, esa de traje verde y fondo blanco y quejidos de Pavarotti; es de pacotilla la mía; con capa marrón gastada y fondo gris y gritos tipo Adele; un clásico desastre la fulana. Además, me traje un pordiosero, tampoco del montón, de los de pote y moneditas y ropa cuanto más mugrienta mejor, con cara de hambre de cuatro meses y barriga cervecera; nooo, el mío es el gentleman de la clase, el de la manta y la guitarra y sus canciones de terciopelo y montones de gente tirando monedas al señor mendigo que ilusiona, con su melosa voz a los tontos transeúntes. Que cómo cuadra la historia, no lo sé, seguro ustedes tampoco; pero es así, con sus ranas y sus mendigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario