jueves, 28 de mayo de 2015

NI LENIN NI FRANCO

Pasaron las autonómicas y las municipales y no aterrizó Lenin con la hoz y el martillo a cortar las cabezas de monárquicos y oligarcas, de igual manera,aunque el Generalísimo asoma sus fauces vestido de señora ,otrora arrogante,hoy mendiga de poderío,tampoco puede arañar mucho,porque el pueblo ha decidido,en el más sabio de los rumbos,dar al escenario político español un espacio multicolor y abandonar por improcedente y delirante el escenario de las mayorías abosolutas. Ni un Madrid para los soviets como habría deseado el indomable y sagaz Monedero y menos resucitar a Franco,en el mejor estilo de la derecha corrupta y extorsionadora a la que el pueblo hace más de tres años le hizo un giño de confianza y generosidad para que levantara la economía de un país maltrecho por un PSOE derrochador y torpe al mejor estilo zapateril;pero ni levantaron los números ni redujeron la indigencia social;en lo que sí superaron a los socialistas fue en incrementar la deuda pública,reducir la soberanía frente a los emperadores alemanes y las sanguijuelas mercaderiles y finacieras,a la par que llevaron a la sociedad a un infierno represivo jamás visto en democracia,que ahogó la protesta social y dejó sólo el exilio y el suicidio a millones de personas desplazadas por una crisis más provocada por las élites,que necesaria por el desgaste de los métodos neoliberales. Vienen cambios,necesarios y esperados. Parecen quedar atrás los tiempos del caudillismo y la soberbia,para dar paso a las nuevas concepciones de administrar,desde el pueblo y para el pueblo,sin sacrificar el orden existente,porque sería fatal,pero administrando mejor,destruyendo los mecanismos que facilitan el despojo y la corrupción,priorizando reconstruir los servicios públicos y reducir la indigencia social y la pobreza;todo ello partiendo de estimular el crecimiento de la economía de modo sostenible y desatar las fuerzas productivas,no sólo en los macronúmeros,sino en la de la gente común,esa que todas las mañanas prende la luz de la esperanza en cada rincón del país.Una vez más los españoles demostraron que no todo está perdido y que no viven en un país de mierda; que saben cómo sacarse el ropaje maltrecho y salir elegante y con la frente en alto a cambiar las tinieblas por la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario