jueves, 6 de octubre de 2016

Una ciudad extraña

La tarde en que Dios rasuraba a los perros y amaestraba sacerdotes tu cara no me parecía tan singular. Los soldados pasaban frente a la celda y se burlaban de nosotros,mientras mi amigo y yo cantábamos un tango medio deshecho por la memoria,que atribuimos a Gardel. Era una detención estúpida por exceso de ron,pero tenia connotaciones políticas,en jóvenes acostumbrados a rajar de los símbolos del poder,en cualquier esquina. A él lo sacaron del calabozo y lo llevaron a un patio;lo rodearon media docena de guardias y le gritaban,él no respondía a las provocaciones y la ira de ellos se tornaba insoportable;comenzaron a darle rondas de golpes,cada vez más fuertes  y cuando se caía lo levantaban y le daban de nuevo;una y otra vez,como saciando rabias antiguas. Cuando ya era un despojo de circo,lo devolvieron a la celda.    Poco a poco, entre quejidos y agotado al extremo se fue quedando dormido. Al amanecer nos liberaron,con una advertencia por no llevar documentos. Dios seguía rasurando perros y amaestrando sacerdotes y hacía un sol que rajaba las piedras.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Miedo

Nos tenían miedo/a los que vivíamos en los libros nos temían/algo como fabricar palabras y que tengan ilusión suena mal/sonaban  mal la verdad y las piedras contra el muro/ y los muros/ y el dolor que convertía en asma cruel una metáfora/así y todo no había susto mayor que un libro/cuando el poder no puede/porque perdió las puertas y la voz y el libro crece y es ciudad y es  fuego.

martes, 9 de febrero de 2016

PROHIBIERON

Prohibieron hablar sobre ETA porque mataba y el poeta lo encontró justo/ al otro día censuraron elogiar a Al Kaeda por lo de las torres gemelas y el poeta les dio la razón/penalizaron quemar un cristo de madera en una obra de teatro porque dañaba los sentimientos religiosos y al poeta le pareció razonable/convirtieron en delito desearle la muerte al monarca y el poeta se tragó sus ganas/una mañana el poeta descubrió que no tenía palabras,ni voz ni versos y decidió mandarlos a todos al infierno y recuperar su voz. Y después supo que no podía ser titiritero porque terminaría preso y decidió suicidarse. Tal vez así podría hacer lo que le viniese en gana.